8 mar. 2012

Que es un arquetipo? Integrando la sombra

Antes de ir a ninguna otra parte es necesario que tengamos claro lo que entendemos por Arquetipo. Un arquetipo es un patrón de comportamiento, una energía con sus propias luces y sombras, un personaje que nos constituye.

Los arquetipos o imágenes primordiales son la base originaria de todas nuestras experiencias y, al igual que los instintos, son una parte esencial que requiere ser expresada.  los arquetipos representan todo el potencial existente en la psique humana, una fuente de conocimiento inagotable.

Todos los seres humanos nacemos con la tendencia innata –o arquetípica- a desarrollar una sombra, compuesta por características personales que han sido rechazadas y reprimidas y que no registramos como propias, pese a percibirlas con gran claridad en el mundo externo. Mencionar a la sombra suele generar rechazo y temor, ya que creemos que está poblada únicamente por aspectos negativos, que nos hacen sentir malos y culpables. Sin embargo, además de contener lo que hemos rechazado, reprimido o proyectado , incluye talentos y dones de diversa índole que aún no hemos desarrollado a nivel consciente.


La sombra no es algo patológico, ni algo que deba ser remediado; es una parte integral de la naturaleza humana. Referirnos a la sombra como nuestro lado oscuro no es un término peyorativo, sino que alude a que no está iluminada por la luz de la conciencia. Nos encontramos con la sombra todos los días: cuando nos enfurecemos porque alguien nos decepciona, cuando rechazamos a una persona que ni siquiera conocemos, o idealizamos a otra.

Nuestras reacciones emocionales y los juicios que formulamos de manera automática e inmediata reflejan aspectos inconscientes propios, y si logramos reconocerlos, tenemos la oportunidad de conocernos más plenamente. Para conocernos, o más bien, re-conocernos, necesitamos tomar conciencia que todo lo que admiramos o rechazamos en los demás existe en nuestro interior.

Ello se debe a la proyección: el mecanismo de defensa inconsciente mediante el cual les atribuimos características propias a otros. Al proyectar, depositamos un aspecto interno en alguna persona o situación externa, y luego reaccionamos frente a ésta de manera positiva o negativa, con atracción o con rechazo. La proyección puede ser empleada de dos formas diferentes. La primera consiste en culpar a otra persona por nuestras faltas. El otro tipo de proyección ocurre cuando les adjudicamos a otros seres nuestras actitudes y tendencias inconscientes. Esto ocurre en todo vínculo, pero podemos verlo con mayor claridad en la relación de pareja. La técnica más útil y reveladora para descubrir a la sombra es observar nuestras reacciones hacia las personas, objetos y acontecimientos del mundo exterior. La reactividad indica que nos hemos divorciado de una característica propia que deberíamos reincorporar; en cada caso, la intensidad de la reacción refleja el grado en que ese material “externo” existe a nivel interno. Toda vez que sentimos una emoción intensa, es necesario identificar el aspecto personal que se ha activado; ésta no es una tarea fácil, ya que las emociones intensas no se caracterizan precisamente por inducirnos a la reflexión y la auto-indagación. 

No obstante, ver qué o a quiénes despreciamos o idealizamos permite descubrir facetas personales que de otra forma no registraríamos. Los aspectos que consideramos “negativos” cumplen una función dentro de nuestra estructura psíquica. Tendemos a entablar una batalla con nuestras cualidades proyectadas cada vez que las encontramos, o creemos haberlo hecho, en alguna persona. Sin embargo, gran parte de lo que nos parece negativo es algo que en su momento sirvió para protegernos. Una alternativa más sabia consiste en hacer la tarea de amigarnos con las características que rechazamos y comprender su sentido profundo. 

Habitualmente, la rigidez encubre un exceso de vulnerabilidad, la soberbia se asienta sobre una base de timidez y la avidez tiene sus raíces en el temor a la escasez. Las críticas, que a veces se deben a la envidia, sirven para compensar sentimientos de inferioridad inconscientes, intentando generarlos en otro/s. Las cualidades repudiadas se transforman por medio de su inclusión y aceptación. En lugar de rechazar lo que consideramos negativo necesitamos explorar su significado y su potencial. Si dejamos de reprimir nuestra ira, podremos conectarnos con el enojo saludable, que nos ayuda a expresar lo que sentimos, poner límites y lograr acuerdos. El perfeccionismo contiene la capacidad para desplegar excelencia en lo que hacemos; el egoísmo puede enseñarnos a satisfacer nuestros deseos y necesidades, y el anhelo por el poder puede convertirse en liderazgo y servicio. Los aspectos positivos de la sombra son virtudes y talentos que forman parte de nuestro potencial. Admirar o envidiar a otros por sus aptitudes y talentos es una señal de que están espejando cualidades propias inexploradas.

Muchas veces no se trata de lo que alguien hace, sino la forma en que lo hace, como atreverse a expresar sus ideas con firmeza y valentía. La actividad concreta no es importante, ya que puedo apreciar a un gran ajedrecista por su disciplina y dedicación y desarrollar esas características sin que ello implique dedicarme a jugar al ajedrez. 

Curiosamente, a veces resulta más difícil aceptar la sombra positiva que la negativa; nos cuesta más percibir nuestra nobleza y ternura que nuestra indiferencia o crueldad debido a que nos hacen sentir expuestos y vulnerables. La integración de la sombra es un requisito indispensable para la transformación personal. Descubrir a nivel interno las características que nos hacen reaccionar a nivel externo modifica nuestra actitud.


Con frecuencia, y como “por arte de magia”, también suele producirse una modificación en la otra persona, y de pronto, nos damos cuenta de que no era tan irritante, desagradable o maravillosa como suponíamos.

Aún cuando esto no ocurra, habremos eliminado o, al menos, disminuido nuestra reactividad. La sombra nos muestra una perspectiva diferente a la del ego.

Negarnos a aceptarla nos mantiene empequeñecidos y empobrecidos, conectados únicamente con un fragmento de nuestra totalidad.

Por otra parte, cuando continuamos proyectándola, obligamos a otros a hacerse cargo de la oscuridad o de la luz que en realidad nos pertenecen.

Una persona integrada es capaz de sostener sus cualidades positivas y negativas, liberando así a los demás de la carga de sus proyecciones. Cuando reconocemos a la sombra, surge la posibilidad de desarrollar la autoaceptación, la compasión y el amor para con nosotros mismos; elementos indispensables para la evolución personal y, eventualmente, para la transformación colectiva.

Es tarea de cada uno descubrir la propia sombra e iluminarla con la luz de la conciencia, y éste es un proceso que dura toda la vida.

Independientemente de las distancias recorridas, en el camino espiritual nos encontramos siempre al comienzo...

Alicia Schmoller.


Es trabajo interior de cada uno reconocer y aceptar las sombras para transformarlas con amor en luz. Estas pueden estar relacionadas con las creencias que hemos aceptado del exterior, influenciadas por las experiencias vividas, por los miedos propios, o que forman parte de nuestra personalidad consciente o inconsciente. El mejor camino es el autoconocimiento, la exploración de uno mismo, pues dentro de nosotros se encuentran todas las respuestas.

También existen herramientas que nos pueden ayudar en nuestro camino, como por ejemplo el calendario maya. Se compone de veinte sellos o arquetipos sagrados, es el ciclo de respiraciones de nuestro Sol, y 13 tonos que son la frecuencia, la característica particular de cada Dios, dada por la energía que refleja la Luna ese día. La combinación de cada tono con cada sello crea un patrón de pulsación radiante que contiene un tipo específico de información y se lo llama Kin o Umbral galáctico. Cada día está impregnado de una energía diferente, y así según nuestra fecha de nacimiento tenemos diferentes potencialidades según la energía de ese momento. Reconocer esta energía nos acerca a nuestra misión, nos conecta a la sabiduría superior, con nuestro ser interno. En el Kin se habla de nuestras capacidades y también de nuestras sombras, para integrarlas y aceptarlas, nuestros retos. Hacer un seguimiento diario del Calendario Maya también es importante para saber cual es la energía del día y abrirnos a su influencia en nuestra vida, para fluir con la energía en vez de luchar inutilmente contra ella. 



Los Mayas poseían una "llave" que les permitía sincronizarse adecuadamente con la naturaleza, comprendiendo que cada día tiene un sentido y una energía diferentes. El Calendario es un juego de auto descubrimiento, nos permite Aumentar la conciencia y la magia de la sincronía en el tiempo.

"El que cree, crea; el que crea, hace; el que hace, se transforma a si mismo y a la sociedad en la que vive"
"Proverbio Maya"
Como herramienta de autoconocimiento también he aprendido un poco del Diseño Humano, que sintetiza sintetiza los conocimientos de la Astrología, la Cabala, El I Ching, El Sistema de Chakcras y el Árbol de La Vida. En función del día de nacimiento, hora y lugar nos muestra un mapa gráfico de la estructura de la personalidad, diferenciando el lado consciente e inconsciente. En el gráfico, los datos y las zonas coloreadas muestran las características biológicas que te definen como un ser único y diferente a la hora de sentir, pensar, actuar...



El proceso de convertirnos en nosotros mismos es un proceso de reconocimiento de las areas de nuestra vida en las que experimentamos el condicionamiento. Reconocer en donde se aloja el condicionamiento es la clave para accesar a nuestra sabiduria interior.

Siente la libertad de ser realmente TU


5 comentarios:

  1. "La brujería funciona creando a su alrededor espacios físico/psíquicos o aperturas a un espacio de expresión sin límites --la metaformosis del lugar cotidiano hacia una esfera angélica. Esto implica la manipulación de los símbolos (que también son cosas) y de la gente (que también es simbólica); los arquetipos facilitan un vocabulario en este proceso y por tanto se tratan como si fueran a un tiempo reales e irreales, como palabras. Yoga imaginario."

    - Hakim Bey

    ResponderEliminar
  2. Interesante.. No veo la brujeria como algo "malo", como en todo depende de la intencion y la gente suele asociar siempre al lado negativo, aparte que lo desconocido le da miedo.. Me suelen decir que si soy una brujilla, que si tengo cara de druida, de meiga...jeje

    Todo tiene una energía, no solo los seres vivos, los simbolos/arquetipos tienen un poder asociado y lleva un tiempo conocerlos y experimentar con ellos, es un lenguaje a otro nivel, te da una comprensión en otros planos de consciencia

    ResponderEliminar
  3. Que la brujería tenga mala fama es sólo síntoma del miedo a lo desconocido generalizado que en mayor o menos medida todos tenemos.

    Qué gran síntexis la de tu segundo párrafo :)

    ResponderEliminar
  4. Si, yo observe que tenia miedo a lo desconocido no hace demasiado.. A pesar que tenga claro los conceptos mentalmente el cuerpo emocional es otra cosa, como escuchar ruidos de objetos moviendose mientras estas intentando dormirte y un miedo se apodere de la situacion a pesar de saber que nada malo puede pasar.. me cuesta un monton trabajar las emociones porque siempre las he ignorado y suelen estar a nivel inconsciente.
    No hay prisa tampoco porque el tiempo no existe jeje

    ResponderEliminar
  5. "No hay prisa tampoco porque el tiempo no existe"

    ¡Esto tengo que aplicarmelo ya mismo! (oossps :P)

    ResponderEliminar