9 feb. 2012

Mas me cuesta no volverte a ver

Te siento tan cerca.. siento el tacto de tu piel
El tiempo vuela.. y tu ausencia va tras él
No tengo respuestas, tan solo el silencio de ayer
Respirar me cuesta...pero más me cuesta no volverte a ver

Sigo la estela de mis lágrimas una y otra vez
Me pierdo en mis sueños de recuperar lo que ya soñé
No tengo paciencia, ten clemencia, al verte huir pierdo la fe
Tu nombre se cae de la pared...


Pasa el tiempo y sigue estando en mi corazón. Gran maestro del silencio, me enseñó a no esperar la respuesta, cuando das y no recibes, y aprendes que esa era la lección.

Tantas correos y mensajes, tantas veces le dije lo que sentía, tantas otras cosas, para normalmente no recibir nunca la respuesta, sin saber lo que tu sentías.. parecía que me ignorases mientras yo trataba que el sueño no se desvaneciese.. Tenía que despertar y darme cuenta que no todo es tan bonito como parece...

Tantas excusas... Sigo sintiendo que me mentiste, me siguen faltando respuestas, pero ya no las busco ni las necesito. Tal vez no te atreviste a decirme que ya no te interesaba, que no querías verme, tal vez actuaste condicionado por algun miedo, o por alguna situacion que yo no conocia, tal vez no pudiste comprender lo que significa para mí el amor libre y mi decisión de no comprometerme con nadie para toda la vida, mientras tu buscabas una persona que prometiese algo que tal vez no podría cumplir, seguir las creencias establecidas aunque supongan renunciar a la propia libertad, al menos eso entendí cuando me dijiste que te había dejado bien claro que no creía en relaciones, está claro que no llegaste a conocerme... tampoco hubo mucho interés



Contigo descubrí un amor que no había experimentado hasta el momento, te sentía mi mitad y me lancé a la aventura de unas emociones desconocidas, sin casi palabras para expresarlas pese a que lo intentaba, abriéndote mi corazón para mostrarte lo que había dentro.. para recibir el silencio, y volver de nuevo a desconfiar, ahora con más fuerza que antes, ahora con heridas. Y aún así no te culpo por nada, supongo que actuaste segun lo sentias, o mejor dicho, en base a que no sentias nada, y solo tuve una mala percepcion de la realidad, un error en el que he caido mas veces...Dijimos que no más autoengaños, para mí aún quedaba alguno más...

Que fácil es hacerse ilusiones. Sientes que te alimentan mientras crecen, pero llega un momento en que son ellas las que comienzan a alimentarse de ti. Y es doloroso decidir matarlas, pero más lo es saber que no son reales y no es posible, solo queda transformarlas aceptando la realidad.


Aquel día cuando nos despedimos y cada uno siguió su camino, yo volví mi mirada para mirarte por última vez, para ver como te alejabas, deseando que tu te volvieses también, pero nunca lo hiciste, y así fue indefinidas veces, en las que mi pensamiento regresaba a ti acompañado de lágrimas por no saber, por la tristeza de intuir que tu no estarías pensando en mi, que te alejaste para no volver, que ni siquiera podía contar contigo como un verdadero amigo, un hermano, tan solo eras uno de esos que finge serlo pero no sabe lo que en realidad sientes porque tampoco le interesa.

Recuerdos que guardo en una cajita en mi corazón, palabras escritas en pequeñas notas que resumen sentimientos, esperando el momento de encontrar un fuego donde ofrecerla, para sanar mis heridas y poder confiar de nuevo, creer que el amor existe y no es tan solo una ilusión.. tal vez algún día...

Al menos no he vuelto a repetir errores siendo impulsiva, prefiero no estar con nadie hasta estar segura de lo que hay y es la persona adecuada, ya no me interesan en absoluto las relaciones vacías y pasajeras que crean vínculos innecesarios... aprendí a no anticipar el resultado para sumar correctamente, para disfrutar de lo que es, aquí y ahora, sin preocuparme de lo que pasará porque estará bien de todo modos.
Gracias mi otro yo, por reflejarme. Hoy, tono lunar, he analizado la polaridad de lo que me atrae de ti y lo que me causa rechazo, para luego darme cuenta que también son una parte de mí.
Gracias por mostrarme mis miedos para poder transformarlos, por enseñarme más cosas en esto del amor... Porque gracias a esta experiencia tengo aún más claro lo que busco en la otra persona y las cosas que realmente buscaba en mi misma, y sobre gracias porque he podido demostrarme que soy muy feliz incluso sin tener a nadie a mi lado, que puedo completarme a mi misma, que no necesito encontrar a esa alma gemela, un gran alivio porque veo lo difícil que sería encontrarla... jj Y mientras, tu nombre se va cayendo de la pared...

No hay comentarios:

Publicar un comentario