18 nov. 2011

Historia del mendigo

Un mendigo había estado sentado a la orilla de un camino durante más de 30 años. 
Un día pasó por allí un extraño. “¿Tienes algunas monedas?”, murmuró el mendigo, estirando mecánicamente el brazo con su vieja gorra. 
“No tengo nada que darte”, respondió el extraño. 
Y luego preguntó, “¿Qué es eso sobre lo que estás sentado?”. 
“Nada”, replicó el mendigo, “sólo una caja vieja. He estado sentado sobre ella desde que tengo memoria”. 

“¿Alguna vez has mirado en su interior?”, preguntó el extraño. 
“No”, respondió el mendigo, “¿Para qué? No hay nada adentro”. 
“Echa una ojeada”, insistió el extraño. 
El mendigo logró entreabrir la tapa. Para su asombro, incredulidad y euforia, descubrió que la caja estaba llena de oro.


Yo soy ese extraño que no tiene nada para darte y que te dice que mires en tu interior. No dentro de alguna caja -como en la parábola- sino en un lugar aún más cercano: dentro de ti mismo.

Aquellos que no han descubierto su verdadera riqueza -la brillante joya del Ser y la profunda e inalterable paz que se encuentra en ese lugar-, son mendigos, aún cuando tengan gran riqueza material. Buscan externamente desechos de placer o plenitud -para la validación, la seguridad o el amor-, mientras en su interior tienen un tesoro que no sólo incluye todas esas cosas, sino que es infinitamente más grande que cualquier cosa que el mundo pueda ofrecer.





La palabra “iluminación” evoca la idea de algún logro sobrehumano, y al ego le gusta verlo así; sin embargo, se trata simplemente de tu estado natural sentido de unión con el Ser. Es un estado de conexión con algo inconmensurable e indestructible, algo que, casi paradójicamente, eres tú en esencia y que, sin embargo, es mucho más grande que tú. Es el encuentro de tu verdadera naturaleza, más allá de nombres y formas. La incapacidad de encontrar esta conexión da origen a la ilusión de separación de ti mismo y del mundo que te rodea. Te percibes entonces a ti mismo, consciente o inconscientemente, como un fragmento aislado. Surge el temor, y el conflicto -interno y externo- se vuelve habitual.


Eckhart Tolle, a la pregunta que es la iluminación.

7 comentarios:

  1. Cuando llegas a descubir lo poco que necesitas para ser feliz, eres inmensamente rico y si no necesitas nada, seras eternamente feliz ya que jamás podrás perder la fuente de tu gozo.
    (me ha salido como escrito en un WC, debe haber alguna musa por aquí cerca... aunque le acabo de dar una patada :P )

    Están bien la historia y la reflexión. :)

    ResponderEliminar
  2. Pobre musa...jaja La gente normalmente prefiere verse como una victima, como un mendigo que solo pide cosas para ser feliz, sin llegar a descubrir que ya lo tiene todo para ser feliz, y que eso que desea en realidad no lo necesita, es vivir bajo una ilusión

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que deseamos, realmente nos lo hacen desear, es la gran estafa del sistema para mantenernos sujetos a él. Si somos conscientes de que no necesitamos más satisfacer que nuestras necesidades básicas y poco más, no pueden presionarnos para ser unos esclavos del sistema de por vida.

    ResponderEliminar
  4. Esa es la clave, es bastante sencillo aunque a muchos les falte la consciencia necesaria para entenderlo y aplicarlo en su vida...

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que la caja por defecto está vacía, tienes que llenarla tú con tu esfuerzo.

    Aunque bueno, también hay gente a la que se la llenan...

    Si hablas de temas espirituales, estupendo, mientras alguien te pague las rentas para que puedas vivir en el limbo artístico, lejos de estrés de la lucha por la supervivencia.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, Lenina, me acabo de fijar que en la parte de abajo, en "Enlaces a esta entrada" aparecen a saco cada una de las entradas de mi blog.
    No es cosa mía, creo que tu enlazador de posts con enlaces debe de confundir la barra lateral que tengo (exactamente como la tuya) de listado automático de últimas entradas de blogs con enlaces directos particulares.

    ResponderEliminar
  7. Claro, lo del oro era metáforico, la caja no está llena de cosas materiales, lo que más valor tiene en esta vida no se puede ver, y por supuesto no se puede comprar.

    Siii, ya he visto todos los enlaces jaja Ni idea de porque aparece, a lo mejor ha sido al comentar, nunca me había pasado.. No me importa que aparezca la verdad, a lo mejor a alguien le apetece pasarte por tu blog para ver alguna entrada interesante ;)

    ResponderEliminar