27 sept. 2011

Aprendiendo...

Cuando comienzas a fluir en la vida ya no tienes que preocuparte por planificar cosas que en realidad no quieres, por conseguir objetivos que en realidad no eran tus objetivos, y entiendes que lo que tiene que ser así será...

Aún así hace un par de meses había hecho planes para ir a una ecoaldea este finde que por sincronía de la vida se había presentado ante mí y sentía que tenía que ir. Tenía las personas con las que ir y estaba bastante claro que iría, pero uno no decide ni con quien ir, y todas las personas se echaron para atrás. 


En el momento lo interpreté como que así tenía que ser y quizás no tuviese que ir, como un encuentro al que fuí cerca de Barcelona y cuando llegué resulta que la mayoría de la gente no había ido y en los cursos había solo 2 personas, por algo era y es que a donde tenía que ir era a una ceremonia muy especial cerquita de allí que me aportó experiencias únicas...

Estaba con dudas de ir de todas formas yo sola, y al final a última hora aparece una persona que también le gustaría ir así que perfecto. El encuentro era de malabares, en la aldea de Matavenero, cerca de Astorga y Ponferrada, un lugar precioso en plena naturaleza.


En cada sitio en el que estás recibes mensajes que te ayudan a recordar, conoces a personas que te ayudan a seguir entendiendo, a observar nuestro reflejo, aprender cosas increíbles... y en ocasiones esos aprendizajes se intensifican y se expanden, o se contraen porque se concentran, viene a ser lo mismo, lo importante es saber valorar esos regalos tan especiales.

Allí descubrí la belleza de los espectáculos de calle, ese arte que personas regalan al mundo, una sonrisa que te sacan sin pedir nada a cambio, dejando libertad a la persona para que sea ella quien decida lo que quiere ofrecer a cambio de lo que le han aportado. No es como el sistema clásico que nos han programado, no tienes que pagar una entrada por ver un espectáculo que no sabes como será, no es comprar música en un disco sin saber si te llenarán las canciones que allí se encuentran, como seguramente no comprarías un cuadro sin antes haberlo visto. Es romper ese sistema de los artistas de cobrar por algo que aún no han dado, es la libertad de dar y sentir felicidad por eso que estás aportando, y cuando das sin pedir nada a cambio es el universo el que se encarga de recompensarte por ese acto desinteresado, de la forma que sea, el intercambio económico es sólo una parte, pero también llega a través de una sonrisa que una persona te regala mostrandote que le ha gustado lo que haces, un aplauso del público que te llena de felicidad porque representa agradecimiento, regalos de todo tipo...

La vida es mágica y no a veces tenemos que dejar de buscar explicaciones a esa magia para disfrutar de ella. Un mago me lo mostró, al hacerme un par de trucos, yo siempre busco la mentira, y en este tipo de números siempre voy a tratar de descubrir como lo ha hecho, pero no importa realmente, la sensación que te ha sorprendido aunque no sepas como ya es increíble, es con lo que nos tenemos que quedar. Porque todo es un teatro, igual que cuando ves una obra y sabes que no es "real" lo que estás viendo, que esa persona no se está muriendo, que ese personaje de malvado es sólo un papel, la persona que lo interpreta nada tiene que ver, y aún así te metes en esa función y observas, te transmite emociones únicas, de amor, tristeza, risa, etc. Es el arte de reflejar una realidad, de proyectar pensamientos y sentimientos, de transmitir y compartir con los demás y con uno mismo, porque como me comentaba otro de los artistas, a veces su obra representaban ciertos aspectos de su vida, a través de ella se comprendía a sí mismo, e incluso le daba pistas sobre cosas que iban a pasar en su vida, como sueños en los que se te muestra lo que va a pasar o puede pasar, como un trailer de una película, nuestra propia película aquí en la tierra.

Este fin de semana también fue momento para retomar lecciones propias pendientes. Desde niña a tenido tendencia a las ilusiones, crearme historias que de sobra sabía que no se cumplirían, pero imaginarlas era como vivirlas en otro plano. El problema viene cuando de forma inconsciente se proyectan en deseos, y no cnseguirlos causa una insatisfacción inconsciente, pero que se refleja a nivel consciente porque no entiendes porque no se produce esa situación que tanto te gustaría. En plena fantasía formada por señales que veía claras se repitió el mensaje a través de otra persona que me comunicaba que para jugar lo importante es saber perder, y ese es el principal fallo en muchos juegos, que las personas no saben perder. Cuando vas a jugar tienes que aprender que ese hecho ya es mágico de por sí, que ese es el objetivo, y cuando disfrutas haciéndolo puedes ganar, pero ese no es el objetivo, por eso antes de empezar tienes que ACEPTAR que puedes perder, ese es el reto. Por eso en una historia anterior no quería contar con esa posibilidad y creía que el final tenía que ser feliz, como si imaginases un final para una película y al ver que no es lo que esperabas te desilusionara (mucho daño hace en este sentido los cuentos y películas que siempre acaban bien, porque intentas conseguir eso en tu película, y no puedes comprender que el final que tienes es en realidad mucho mejor, pero la ceguera por mirar en una dirección equivocada te impide verlo)

Así que otra oportunidad para empezar un juego aceptando esa posibilidad, detectanto un miedo al que tendré que enfretarme, y que me hace dudar si quiero jugar o si voy a quedarme al margen perdiendome todo eso que podría aprender,. con el teimpo lo sabré... Porque sé que el enfoque no es asumir antes de empezar a jugar con que vas a perder, porque ahí estás proyectando un deseo inconsciente que contribuirá a crearlo, de la misma manera que ganar, encontrar el equilibrio en este aspecto de mi vida me sigue pareciendo complicado por el momento.

Así que aquí y ahora sigo aprendiendo día a día, dando gracias por lo recibido independientemente de lo que me gustaría recibir, recordandome poco a poco aquello que una vez decidí olvidar para experimentarlo y comprenderlo, para disfrutar completando el puzzle. Integrando la magia, el teatro, los payasos, los malabares, la música y sonidos que te transportan, que te hacen vibrar y seguir en movimiento...

Dedicado a todas esas personas que comparten su arte libremente, liberandolo del sistema económico para pasar a una dimensión superior, donde dar y recibir son uno sólo. Vienen a transmitir su mensaje, y recibirlo es un regalo. Mucha fuerza a la gente de Kukutxa también, os llevamos en nuestro corazón.

7 comentarios:

  1. Pero no hay que limitarse al ocio o la diversión, también podemos regalar nuestro tiempo a personas que lo necesitan en forma de trabajo. Creo que hacer malabares está muy bien, pero valoro más a un médico, un bombero, electricistas o albañiles voluntarios, que trabajan sin cobrar e incluso poniendo dinero de su bolsillo y después, una vez limpiada su conciencia, no vuelven a una gran casa con todas las comodidades que el dinero de papa puede comprar.

    ResponderEliminar
  2. Ya, eso depende del concepto que se tenga de ello, no es solo ocio, el arte es sanacion tambien, inconscientemente nos aporta mas de lo que pensamos, las profesiones que me dices nos aporta mas a nivel consciente, con cosas materiales que podemos "ver y tocar", y no le quito mérito, todo es necesario... (Creo que te refieres a iniciativas como banco del tiempo, no?) Cada uno regala lo que siente y transmite su mensaje de la mejor manera que sabe, todo se agradece

    ResponderEliminar
  3. Me refiero a todo en general, no desprecio a quienes se dedican a esto que tu dices, sino a los que lo hacen de forma hipócrita, que hay muchos.
    No hablaba concretamente del "banco de tiempo", me refiero más a personas anónimas que hacen favores por así decirlo.

    ResponderEliminar
  4. Ya, si te he entendido, en la calle hay artistas pero también hay gente que no va a eso, si no a ganarse la vida como puede y no es arte realmente, como en muchas profesiones. Yo en este encuentro he conocido gente con mucho talento, ellos son los que me han inspirado...
    Y luego en otros campos cualquier persona que haga algo desinteresadamente es de admirar tambien, siempre!

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante.

    Vivo en los Estados Unidos-- en Milwaukee, Wisconsin. Hay tres comunidades intencionales. Y una nueva: http://tinyurl.com/3z7cb8s

    ResponderEliminar
  6. Descubro tu blog y me quedo ojeando tus entradas, con tu permiso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Maria :) Yo me tambien me voy a pasar para ver los tuyos¡ Un saludo

    ResponderEliminar