24 feb. 2011

Ralladas

A veces sin darnos cuenta cometemos los mismos errores que tanto nos molestaron en su día. Lo bueno es asumir los errores, y aprender de ellos….
Por diversas experiencias he aprendido que no puedes ni debes cambiar a las personas, es como es el pasado, tampoco debes intentar cambiarlo porque es lo que ha permitido que seas tu en este momento. ¿Por qué inconscientemente y aun sabiéndolo a veces seguimos intentandolo sin darnos cuenta?



La explicación viene asumiendo que una vez más estaba siendo manipulada por la sociedad, en ser lo que ellos querían que fuese. Está hecho para que trates de ser perfecto aun sabiendo que nadie es perfecto, para que intentes no cometer errores aun sabiendo que los cometerás… Y precisamente no conseguirlo es lo que provoca frustración individual por no ser eso que aspiras ser, por no fijar tus limites y tender hacia el infinito sin unos objetivos.

Es como el dinero, la gente no tiene una cifra, le preguntas una cantidad con la que seria feliz y no es capaz de responderte, porque nunca se lo ha planteado. Cuando entendí el juego del dinero, y empecé a detestarlo por ello, me marque mis límites, trate de responderme, porque no es verdad que cuanto mas dinero tengas más feliz eres. Es la idea que tratan de meternos claro, el sentimiento negativo de la avaricia, para que tu único objetivo sea tener mas, y como el dinero actual realmente no existe, los que acostumbran a ganar cantidades astronómicas nunca se ven saciados con lo que tienen, pero los que tienen poco igual, no son capaces de ver que a lo mejor ya tienen todo lo material necesario y les sobra para ser felices, solo viven pensando en lo que no tienen, en lo que quieren conseguir, y eso es infinito, no existe en el mundo “real”…

Volviendo al principio, yo recuerdo mi adolescencia y recuerdo esos momentos en que mis padres, sobre todo mi madre, trataba de protegerme, y me decía que no hiciese tal cosa, que ella sabia que estaba mal, que no quería que sufriese o me equivocase… Pero yo quería experimentar, y aunque en el fondo pudiese sospechar que era como me decía, yo quería probarlo porque en ese momento me apetecía, y porque quería tener la libertad de hacer lo que quisiese, no que mis actos se viesen limitados a las ordenes de los demás, viniesen de donde viniesen, fuese por mi bien o por mi mal. Y esque si no me sentía como un robot, una maquina que recibía instrucciones y las cumplía, tal vez así me hubiese ido mejor en la vida, tal vez peor, eso no importa, porque no hubiese sido yo misma…

Y de la misma forma que valoro tanto mi libertad, empecé a valorar la de los demás, porque si yo necesitaba cometer errores para aprender, también los demás lo necesitan para evolucionar hacia algo mejor. Por supuesto, no puedes evitar aconsejar, y tampoco debes evitar los consejos en los demás, cuando se basan en experiencias propias, porque eso nos ahorra mucho camino… Pero no se trata de convencer, de imponer lo que tu sabes, de que te obedezcan, todo eso recorta la libertad de los otros individuos, de la misma forma que cuando tu obedeces limitas tu libertad de elegir hacer lo que realmente quieres.
Por eso no encajo en la sociedad, porque no acepto que ninguna persona pueda estar por encima de mi y decirme lo que esta bien o lo que esta mal, creo que todo es relativo y por tanto, yo tengo mi escala de valores que varia en función de mis experiencias y reflexiones personales. Por eso prefiero las organizaciones horizontales, por eso detesto el poder, por defender mi libertad, porque es algo a lo que doy muchísimo valor. Y ya sin entrar a analizar a quien interesa que obedezcas, porque en el caso de mi madre yo sabia que su intención en el fondo era muy buena, pero en el caso del resto de personas, la mayoría, suele haber un interés propio. La gente se piensa que los que mandan están ahí para protegerlos, para servirles, es absurdo pero en el fondo se creen los dueños de los que son sus dueños ¿? Porque luego no se explican un gobierno que les quita libertad, un banco que les roba, un jefe que les explota, un amigo que le utiliza, una pareja que le manipula… No son capaces de ver que esas manipulaciones tiene un incentivo siempre, ya sea económico, de poder, o de lo que sea, es lo de menos, y que si no se protegen los golpes van a venir, el ego de la gente no tiene limites, y menos puedes esperar de las otras personas lo que tu en tu vida no aplicas. ¿Se quejan del gobierno porque no tienen trabajo, porque no se pueden comprar esa casa y consumir esos productos que les dicen que tienen que consumir para mantener le sistema, y luego no sienten nada cuando ven a una persona en la calle, que no tiene donde dormir, que no tiene que comer? Claro, nos basamos en la comparación, y “casualmente” tendemos a compararnos con aquellos que están mejor que nosotros, por la envidia. Dicen que suerte tiene esa minoría que esta arriba, pero pocas veces que suerte tengo yo porque realmente la mayor parte de la gente esta mucho más abajo… Y eso que odio las comparaciones, son sumamente subjetivas, se por experiencia profesional que los datos son fácilmente manipulables, auque se piense que son objetivos. Es el típico caso del vaso medio lleno o medio vacío, si comparas esa agua con un río, es insignificante lo que tienes, si lo comparas con una gota, tienes mucho…

En fin, tampoco era de lo que quería hablar, como siempre improvisando o desahogando... La conclusión a la que quería llegar, ahora sin tiempo para razonarla, es que cada uno tiene su camino, y es ese el que ha elegido incluso antes de haber venido a esta vida actual. Debe luchar por el individualmente, y permitir que las otras personas sigan el suyo. El mayor error es darte cuenta de que has cometido un error y tratar por todos los medios que otros no lo cometan, porque tu sabes que has aprendido de el, y es así, otras personas necesitan cometerlo para comprenderlo tan bien como tu, al margen de aconsejar que si que considero que es apropiado, y tardaran toda su vida en entenderlo, tardaran incluso muchas vidas antes de que lleguen a entenderlo, lo importante es que sean libres al descubrirlo para aceptarlo. Y simplemtene cada vez soy mas consciente de ello, me centro en mi puzzle que ya bastante complejo es, aunque no pueda evitar mirar de vez en cuando el de los demás para darme cuenta que lo están armando mal, pero porque también me ayuda ver que lo que están haciendo mal para no hacerlo yo también mal. Me acuerdo cuando hacia los puzzles de miles de piezas, al principio era un caos. Me gustaba hacerlos sin fijarme en como debería quedar al final, es mas difícil pero mas estimulante, y a veces pensabas que esas piezas encajaban, te engañabas pensando que así era porque así lo parecía, hasta que no podías continuar, porque las demás piezas no encajaban. Momento de rectificar, quitar esa pieza que sospechas que no va ahí, y buscar la que de verdad encaja, porque forzarlas no va a hacer que lo resuelvas, solo es autoengaño. Y a veces da la sensación que nunca lo vas a terminar, dan ganas de rendirte porque crees que no lo conseguirás, o peor, que no tiene sentido hacerlo, que ese esfuerzo no se vera recompensado. Y es necesario de vez en cuando tomarte un descanso, olvidarte del puzzle, pero si de verdad lo quieres completar volverás a él, con la mente más despejada, y será más fácil continuar.

Y es mi puzzle el que quiero completar, no el de los demás, y se que antes de empezar a volcar las piezas vi la imagen final, la que quiero conseguir, esa que después he ocultado, pero que en ocasiones miro para saber como tengo que continuar. La vida es un juego, el mas complicado de todos, ninguna persona humana podría diseñar algo así, y ahí sigues, sin saber completamente quien diseño tu juego o con que finalidad, solo que debes continuar, y que esos a los que consideras adversarios son en realidad los que hacen que avances, esos a los que culpas, en realidad tienes que darle las gracias, porque independientemente que su propósito inicial fuese “malo”, hacen que que cada día abras un poco mas los ojos, te ayuda a despertar cada día más de ese eterno sueño en el que volverás a dormir y despertarás en una nueva dimensión.

Y aun con los ojos abiertos, en la oscuridad es difícil ver las cosas como son realmente, hace falta luz... Lo que consideramos ficción es más real que lo que llamamos realidad, porque nuestra realidad es una ficción…




2 comentarios:

  1. Yo creo que si se puede aprender de la experiencia ajena; Sin haber experimentado algo podemos aprender de ello, viviendolo en otro ser.

    En cuanto a la libertad, si te obsesiona, jamás la alcanzarás.
    Tienes todo a tu alcance, puedes comer lo que desees. Pero, ¿puedes dejar de comer?

    ResponderEliminar