26 feb. 2011

Peliculas

Sentada en mi butaca observando el teatro de la vida. No es nada nuevo, desde niña analizando la función. Como cuando veo una película tratando de imaginarme el final. Pero esta no es una de esas películas tan previsibles.

Día a día se abre el telón, y los actores sin saberlo van colocándose sus máscaras y metiéndose en su papel. Algunos so muy buenos, pensarías incluso que no actúan, pero ese es el problema, que no saben que están actuando. Se repiten tanto el guión que al final se lo acaban creyendo. Al final no son ellos, solo son marionetas de carne y hueso.
A veces es una comedia, te ríes de sus estupideces, diálogos absurdos que no sirven más que para entretener. Otras es un drama, desgracias en sus personajes que hacen que sientas pena y sientas deseos de ayudar. A veces hay tensión, porque desde tu asiento ves como el asesino se acerca por su espalda mientras le apunta directamente a su cabeza, pero no puedes hacer nada, solo observar como roba su vida, porque forma parte de la película.
Supongo que si me pusiera a contar las vidas perdidas me faltarían números, gente que está tan acostumbrada a llevar sus máscaras que sin ellas sentirían que no son ellos. No hace falta un día para celebrar carnaval, hace falta un anticarnaval, al menos un día en que la gente fuese lo que es en esencia, que dijese lo que de verdad piensa, lo que de verdad siente. No es broma cuando dicen que no les hace falta disfrazarse ese día, que ya lo hacen el resto del año. Lo triste es que es verdad, y mas triste que no hacen nada por cambiarlo. Quizás por eso tratan de frenar a todo aquel que trata de salir de esta realidad ficticia, que quiere vivir de acuerdo a sus principios y a sus ideas propias. No les da miedo la esclavitud, es lo que ellos identifican como felicidad. Lo que les asusta es la libertad, tan solo pensar que pueden serlo, porque si lo piensas pero no lo haces sientes la impotencia de no conseguirlo, y cuando buscas un responsable tienes que culparte a ti mismo. Es demasiado fácil pensar que es imposible, ver la puerta cerrada e imaginar que esta cerrada con llave, que alguien te ha encerrado en esa habitación, donde muchos otros también se encuentran, y se lamentan e incluso se quejan de ese dueño que les impide salir, pero cuantos de ellos se han acercado a la puerta y han intentado abrirla? Es el miedo de pensar que quizás nunca estuvo cerrada, tu mente ha asumido que así era, y eso basta para aceptar que tienes que estar en ese lugar, porque aunque yo les dijese que esta abierta, que pueden salir, preferirían quedarse allí, mas vale lo malo conocido…
No me importa que acepten esa realidad, son libres para aceptarla aunque no lo crean, pero yo no tengo porque seguir imitando esos comportamientos ridículos y fingiendo ser feliz para encajar en el patrón de vida feliz.
Puedes observar a esa vaca que ve pasar sus días en la cuadra, que ni siquiera se ha preguntado su sentido en esta vida, vive sin más preocupaciones que pensar si al día siguiente le darán hierba fresca o pienso. Así vive el ganado, pensando que es feliz, para eso ha sido creado supongo, para que su dueño le alimente, no porque le importe su vida, si no porque cada día obtendrá de el la leche, y cuando ya no le sirva mas su carne o su piel. No te cuestiones nada porque si no acabaras loco, cuando la locura es saber que vas directo a un matadero y ni siquiera lo imaginas.
Y la gente busca la seguridad, la seguridad de que les roben lo mas importante sin importarle lo mas mínimo. Es lo que pasa cuando cambian tu sistema de valores, cuando lo material se convierte en lo más valioso, no importa que por dentro estén vacíos, su envoltorio es bonito y es lo único que pueden apreciar. Y donde esta lo que debería estar dentro? Tranquilo, alguien sabe que es valioso y se alegra de poseerlo, porque su verdadero dueño no se ha dado cuenta que se lo han robado.
Miras a tu alrededor y te sorprendes de ver copias, que casualidad que todos sean iguales. Vida programada basada en obedecer (para conseguir la libertad), niños que hacen todo lo que sus padres le imponen, los deberes que sus profesores le mandan, cuando crecen quieren llevar la ropa que les dice que esta de moda, quieren pertenecer a ese grupo de gente que se considera guay, ser como ellos aunque renuncien a su personalidad, dependiendo del grupo social al que pertenezcas. La única diferencia es su casta, y luchan por ir avanzando hacia la que creen que es mejor. Estudiar, trabajar, casarse y tener hijos, comprarse infinidad de productos y sentirse realizados de esta manera, avanzar por un camino marcado y creado artificialmente, sin llegar a ser consciente de ello. Y yo no soy mas que el resto, no digo que toda mi vida haya ido en una dirección diferente, pero sentía algo dentro de mi que me decía que no era lo que YO quería, me vi arrastrada por esa fuerte corriente y gracias a ello pude identificar los errores que había cometido inconsciente o conscientemente, da igual. Y quise salir de ese río, y no es fácil, por eso no puedo convencer al resto que hagan lo mismo, porque ellos ni siquiera desean salir. Porque pasas tu vida medito en el agua haciendo que al final te acostumbres a esa sensación, y cuando sales tienes frío, tus ropas aun están mojadas, y no sabes cuanto tiempo tardaras en secar, solo que lo harás algún día. Y tal vez tropieces y caigas en otro, y tengas que repetir el proceso, pero algo ha cambiado, eliges donde y como quieres vivir, y no pararas hasta conseguirlo, por mucho que te digan que no es la mejor manera.
Yo no pienso ser la carne que está en esa sopa que otros se van a comer, aunque ahí dentro estés calentito. No me voy a quedar tan tranquila sabiendo como me consumo sin poder evitarlo, perdiendo mi “sabor”. Todo eso está claro, y aún así sigue siendo complicado. Hay cadenas que es difícil romper, hay puentes que es difícil cruzar, aunque sepas que no te vas a caer, no puedes evitar sentir en el cuerpo el vértigo. No saber algo da más miedo que saber algo que es mentira, y ya no quiero seguir creyendo en mentiras, solo conocer más mi verdad. Cuestión de tiempo…de momento me basta con saber a donde quiero ir, aunque no pueda saber cuando llegare a la meta, ni siquiera si llegaré, pero lo habré intentado. Día a día vamos trazando nuestra ruta.

10 comentarios:

  1. Normalmente, lo complicado no es querer o poder hacer algo, es saber como o qué hacer.

    Solo tienes libertad cuando tienes alternativas.

    ResponderEliminar
  2. Exacto jeje Alternativas siempre hay, pero siempre buscamos mas para asegurarnos de que es la mejor, analizando pros contras... En eso consiste saber que hacer, y despues como hacerlo

    ResponderEliminar
  3. No, no siempre hay alternativas, ese es un lujo del que muy pocos disponen.

    ResponderEliminar
  4. Siempre las hay, aunque no sean las que nos gustaria, aunque sean alternativas que a priori no van a hacerte mejorar tu situacion si no empeorar.. pero siempre hay muchos caminos aunque nos quedemos quietos por miedo a equivocarnos

    ResponderEliminar
  5. ..."Aunque no sean las que nos gustan"
    Pues eso, eso no es tener alternativas.
    Si estas en un edificio en llamas, puedes elegir entre saltar por la ventana del piso 21 o abrasarte, no es ninguna de las opciones que quieres, no puedes elegir entre vivir o morir.
    -Eres libre de escoger, No.

    ResponderEliminar
  6. jaja Interesante discusion en la que creo que tenemos la misma idea vista desde diferentes puntos de vista ;) Eres libre de escoger en cualquier caso, aunque ninguna de las dos opciones te lleven en principio a conseguir lo que quieres. En tu ejemplo, si no haces nada, has decidido quedarte y eres consciente que puedes quemarte, pero puedes elegir saltar, fijarte en que hay unos matorrales mas alla y siendo consciente de las probabilidades que hay arriesgar. O a lo mejor estabas con demasiada tensión para pensar que de tu balcón puedes pasar al de lado, y ya aparece otra opción. La libertad creo que está para bien y para mal, y todas las alternativas pueden tener su lado bueno y malo, no creo que puedan clasificarse en perfectas o totalmente erroneas, lo que si que hay son limitaciones fisicas, que impiden que puedas hacer ciertas cosas, por ejemplo, quiero correr pero estoy atado con una cadena a la pared imposible de soltar, aun asi sere libre para elegir intentar soltarme, y luchare por ello, hasta que encuentre el medio, y aunque no lo encuentre, seguire intentandolo de otra forma.
    Puede que no fuera tu intencion pero me has ayudado a ser positiva y tener mas claro que tengo que seguir, a entender que el no puedo es mas una excusa si tengo claro lo que quiero, aunque mi cuerpo lleve cadenas mi mente seguira libre, porque las mayores limitaciones no suelen ser las fisicas...

    ResponderEliminar
  7. Lo que quería hacerte entender, es que si piensas que tienes alternativas, no es porque estés equivocada, sino porque debes de ser una de esas privilegiadas que las tienen.
    No desaproveches la oportunidad, se puede acertar o no, eso solo el tiempo lo desvela, además cada elección lleva ligadas cientos de otras alternativas y elecciones posteriores que desembocan en millones de posibles desenlaces.

    A la vez, quería hacerte entender, que no todo el mundo tiene esas alternativas y si entiendes eso, valoras mucho mas las tuyas.

    ResponderEliminar
  8. Te he entendido desde el principio ;) pero a veces me gusta debatir que no discutir jeje Por supuesto, saber que otras personas estan en desventaja y no tienen tus oportunidades es importante para valorarlas, no hay que caer en el negativismo de compararse solo con los que estan mejor o tienen lo que se dice mas "suerte".
    PD: si tenemos que debatir esto sobre algo mas concreto que me quieras comentar escribeme un e-mail! ;)

    ResponderEliminar
  9. Ser libre es un lujo que todos no pueden permitirse, ya que hay restricciones biólogicas y sociales. Sólo la independencia económica ( considerando que tienes buena salud y una propia visón de mundo) te da verdadera libertad. La libertad mental o espiritual no deja ser mas que un discurso metafísico de encadenados.
    Alices. e-mail: mejorlalibertad@hotmail.com

    ResponderEliminar
  10. Es sistema economico es un sistema de esclavitud regulado y admitido por la mayoria, te condiciona y te hace dependiente. Es mentalmente y espiritualmente donde mayor libertad podemos alcanzar ya que depende de uno mismo solo, y en cambio ahi es donde la mayoria acepta ser esclavo y pensar lo que otros piensan y se limitan espiritualmente, no crecen y viven anclados a una ilusion que llaman realidad

    ResponderEliminar