15 ene. 2011

Mi "interior"

Desde hace tiempo he tratado de encontrarme a mi misma y actuar por mi misma…Con la idea que hay “algo” que es ajeno al cuerpo, que no es material y es lo que hace que estemos vivos. Ese algo lo interpretaba como una especie de energía invisible que encontraba la manera de conectarse a nuestro yo material, el cuerpo. El conjunto es lo que considero “yo”. Pero ya no veo las cosas individuales, sino como conjuntos de cosas. Es decir, es como si observases un río, y antes vieses cada gota por separado, te alejases, y vieses el agua. Y así para todo… Puedo diferenciar una persona, pero se que forma parte de un grupo de todas las personas, que son como otra unidad, y este grupo a su vez forma parte de algo mas grande que son todos los seres vivos, que a su vez son una unidad como las cosas que no tienen “vida”, formando el mundo, que a su vez forma parte del universo, etc.




Eso hacia fuera, pero hacia dentro es algo parecido. Es analizarse uno mismo y lo que antes era unidad empieza a dividirse en grupos, hasta ese “algo” está formado por muchas cosas…
Aunque lo vea más como una energía, que se puede transformar en electricidad, la estructura la entiendo mejor con los líquidos (porque hasta en una sola gota puedes saber que es la combinación de hidrógeno y oxígeno). Imagínate que llenas un vaso con agua de mar y otro con agua de un río, aunque a la vista puedan parecer lo mismo, si lo pruebas no lo es. Y aún cogiendo primero un vaso del río, y luego llenando otro vaso con la misma agua, las gotas que lo forman son distintas….

La formación “interior” de una persona la veo como si: tienes un vaso de agua de un hombre, otro con agua de una mujer, sacas un poco de cada uno y tienes un nuevo líquido, una mezcla de esos dos. De alguna forma esto crece, tiene “vida”, pero nace de algo ya existente y conserva información de lo anterior. El vaso sería como el cuerpo, pero aunque tú veas el vaso vacío, esa agua que estaba dentro no ha podido desaparecer, tiene que estar en algún sitio, aunque pueda cambiar de estado y evaporarse, pasa a otra “cosa”. Lo que no se muy bien es lo que pasa antes y después, es muy complejo, hay muchas teorías pero ninguna por sí sola es capaz de “convencerme”.

Dejando a un lado ese tema, mi “agua” en realidad está formada por muchas gotas, aunque pudiera verlas unidas, lo cierto es que no es tan simple… Aunque esta forma de verlo también explicaría muchas cosas, como por ejemplo, porque no siempre nos comportamos igual, porque a veces sentimos que cambiamos, porque en nuestra vida vemos las diferentes etapas (no somos igual de niños, ni de adolescentes, de mayores..), ni tampoco con las personas (con un amigo te comportas de una forma, con tu pareja de otra, con tu jefe es como si fueses otra persona, con un desconocido…etc). Por eso creo que no se debe “encasillar” a las personas, muchas veces se critica, dices fulanito es tal, pero otra persona ve a fulanito distinto, porque conoce otra parte de él que tú desconoces… La psicología de las personas también me inquieta mucho jeje. Porque para tratar de entenderme a mí misma observo a los demás, encuentro los puntos en común. Pero lo hace todo el mundo aunque pueda ser de forma inconsciente, por eso vemos películas y es como si nos “metiesemos” en otra persona/s, entiendes sus motivaciones, lo que siente, lo que piensa…

En conclusión, que tratando de ser yo tengo un problema que no imaginaba, y es saber quién soy yo, todas esas personalidades que forman parte de mí, algunas que parecen propias pero provienen de más atrás, son parte de lo que fueron mis padres, y ellos de sus padres, y así sucesivamente… Luego están las partes que coges de las personas de tu entorno actual, lo que imitas, lo que repites de forma consciente. Además se mezcla con eso que puedes haber creado tú mismo, que tampoco es homogéneo. Y es complicado, porque a que das más importancia? Sin saberlo un día puedes estar dándosela a algo, y al día siguiente sentirte diferente porque se la das a otra cosa, puede estar pasando en cada segundo de tu vida. Por eso nuestros intereses cambian, la forma de ver las cosas cambia, es un caos!

Y luego está nuestro cuerpo, eso a lo que damos tantísima importancia, pero porque normalmente no somos creativos y lo único que hacemos es comparar. Por ejemplo, puedes pensar que la mente de un humano es lo más “evolucionado” que conoces si la comparas con la de un animal, pero si no comparases y la analizases objetivamente con lo que podría ser te das cuenta que está muy muy limitada, conserva recuerdos, vale, pero podría conservar toda esa información mil veces mejor, de forma más exacta. Y el cuerpo en general no está mal, pero porque tiene una duración determinada? Porque está programada para que falle? Es como si diseñas un objeto, lo diseñas para que dure tanto tiempo, nunca para que sea perfecto, pero en el caso de las empresas ese tiempo es calculado en base a un interés económico por ejemplo, hay una razón por la que deba durar 5 años en vez de 20 por ejemplo.. Con el cuerpo también tiene que haber una razón para que no pueda durar más tiempo, aunque a lo único a lo que dediquemos sea a perseguir la “inmortalidad”, sin antes pararnos a pensar porque es así…

Olvidamos las cosas, pero tal vez sea necesario. Y es que cuando algo se queda es por algo, aunque lo dejemos cerrado en nuestro inconsciente y pensemos que ya no existe, sigue ahí, y mediante hipnosis o lo que sea podemos acceder a ello y resolver ese problema que hemos “abandonado” pero que está influyendo en la vida actual sin saberlo.

Trato de ir a las causas, trato de crear un “modelo matemático” que me permita explicar lo que pasa, que aplicándolo pueda reproducir lo que sucede en realidad de forma aproximada, sabiendo que como hago en investigación en mi trabajo tiene un error que hay que considerar, pero también que podré utilizarlo para predecir, para aplicarlo cambiando los componentes y obteniendo una respuesta que se produciría en la realidad, es en lo que se basa la simulación… Y es lo que se hace para predecir las cosas, para adelantarnos al futuro, a veces no encontramos la conexión entre el pasado y el presente, y por eso nos resulta imposible saber el futuro, pero el tiempo es relativo y podemos tanto avanzar en él como retroceder, por alguna causa todavía “desconocida”.  Las profecías, por ejemplo, son predicciones, es lo mismo, la única diferencia entre ambas es que a las primeras se les atribuye un origen divino. Ya tendría que ponerme a explicar mi idea de lo divino, así que lo dejo para otro día…jeje

2 comentarios:

  1. Actuamos de forma distinta ante enemigos, pareja, familia, amigos... pero el conjunto de esos comportamientos forman nuestro "YO" y es diferente del resto.
    Al observarnos de forma global, perdemos esa diferenciación, como un ejército que funciona acompasado, a pesar de que cada soldado es un ser individual con una personalidad diferente del resto.

    ResponderEliminar
  2. Un ejemplo genial, sí, de hecho lo expresas mejor que yo con pocas palabras...jeje Pues nada, yo antes manejaba el ejercito pero he empezado a conocer a los soldados individualmente. La intención es escoger a los soldados que realmente quiero que actúen y que me representen en cada momento (de nada sirve tener un gran equipo humanos a tus pies si no sabes cual es el punto fuerte de cada persona que lo integra)

    ResponderEliminar