13 dic. 2010

Problemas que no se quieren resolver

Muchos de los problemas actuales siguen existiendo, a pesar de haberse detectado, a pesar de haber desarrollado medidas, porque en el fondo, no hemos ido al origen del problema. Además, las medidas propuestas o realizadas (por dirigentes, empresas, organizaciones o asociaciones) muchas veces resultan que no solucionan el problema, y se acepta como efectivo con que haya reducido la cantidad aunque sea de forma insignificante.


Esta manera de definir la “efectividad” me parece penosa, en algunos casos se aplican medidas que no solo resultan que disminuyen el problema, si no que lo aumentan o generan nuevos problemas. La justificación: algo hay que hacer (aunque sepamos que no funciona…) y es literal en muchos casos.

Pero, ¿Por qué no han ido a investigar la causa para resolverlo realmente? Por que no interesa, las causas es lo de menos en estas “investigaciones” que realizan, y la efectividad de las soluciones aun menos importante. Hay que tener en cuenta que los resultados son siempre datos, y permiten lecturas subjetivas, y por tanto, manipulación.

¿Cuál es el origen de esas medidas que no resuelven los problemas? Existe un incentivo, y es económico (tristemente, como en la mayoría de los casos, por no decir todos ya que excluyo las excepciones que confirman la regla). La mayoría de las investigaciones que se realiza, la mayoría de las soluciones que se proponen o aplican, tienen el objetivo prioritario de generar beneficio económico. 

Su origen no es hacer este mundo mejor, salvar vidas o hacerlas mas agradables, NUNCA, eso pueden ser consecuencias, medios para conseguir mayor beneficio económico, o casualidades de la vida… Y en este punto tengo que puntualizar que no estoy afirmando que todas las personas que trabajen en investigación y demás inicien o desarrollen su trabajo motivados únicamente por ganar dinero, si no que desgraciadamente ese el objetivo principal, tal vez no de ellos mismos en el fondo, pero si de sus dirigentes o lideres, y quizás sean ilusos y sus ideales son nobles, pero están siendo manipulados, y aunque no puedan darse cuenta, también son responsables de la situación, son los peones que se sacrifican por su rey. Por eso no entiendo o veo razonable que defiendan a muerte a sus “dueños”, que a pesar de que les están robando su tiempo y su vida se preocupen de seguir enriqueciendo a sus “jefes” y a su empresa. .

El incentivo económico se encuentra presente en la mayoría de cosas. Por ejemplo, un producto no se diseña para satisfacer una necesidad de la sociedad, se diseña para conseguir un beneficio económico. Lo que pasa que están relacionados, porque precisamente una forma de conseguir beneficio económico es ofreciendo algo que la sociedad necesite, pero siempre se suele explicar a la inversa porque da mejor “imagen” (vende más, y como no, se obtiene mayor beneficio). 

Si pensamos en todo lo que se puede intercambiar, medir o relacionar con dinero (servicios, productos, política, religiones, organizaciones, cultura, arte, investigación, innovación…), ¿tiene como objetivo inicial beneficiar a la sociedad o conseguir un beneficio económico? Y no creo necesaria mi respuesta, porque más interesante me parece formular la pregunta y que cada uno sea capaz de reflexionar (un poquito al menos) y buscar su propia respuesta, que al fin y al cabo, es la que mayor importancia debería tener…

Conclusión:en mi opinión, la verdadera causa de que los problemas no se resuelvan en la sociedad actual es que el objetivo no es solucionarlos, si no conseguir un beneficio económico a base de esos problemas, por eso no solo interesa que no se resuelvan, si no que les conviene que se alarguen lo más posible para seguir sacando beneficios.

A pesar de ello algo tan evidente no es percibido por la inmensa mayoría de la gente, la razón es que son buenos comerciales y utilizan adecuadas técnicas de marketing y publicidad (o simple lavado de cerebro desde mi particular punto de vista). Saben como vender el producto (mentiras) y les funciona porque encima mantienen una “buena” imagen, engañan a la mayoría…, pero lo siento, no a todos, al menos, a mi no!


PD: En principio solo quería introducir un poco el tema para un tema en concreto, pero según iba escribiendo me iba dando cuenta que me estaba enrollando mucho, y que estaba tratando el tema de forma muy general, porque estaba pensando en otros muchos ejemplos que no quería citar por no desviarme demasiado. Pero luego, reconozco que, improvisando, he decidido que ésto solo seria una introducción para una nueva categoría en la que tengo mucho que aportar en diferentes temáticas (no soy experta de nada en especial pero se un poquito de todo), pero con un nexo común entre todas ellas: explicar (o demostrar mas bien) el incentivo económico que esta detrás de todo aquello que normalmente no se asocia, no resulta “evidente”, e incluso puede traer irritación a sus “creadores” (y por supuesto a sus defensores manipulados) por mostrar la verdad,  y no porque les preocupe su “imagen” o porque les importe lo que dicen de ellos, si no porque implica dejar de ganar tanto dinero. Causa y efecto económicos, es muy triste que todo se pueda explicar hablando en cantidades monetarias, pero es así, más importante que la propia vida son los billetes, y hasta que no comprendamos que ese valor se lo estamos dando nosotros (es inventado) es imposible que cambie por si sola la situación, y por tanto, que nuestro mundo sea mejor. Esto a lo que la gente llama civilización, yo lo llamo prehistoria, cuando la gente ve humanos, yo solo veo animales, y cuando dicen que piensan, yo sé que solo imitan y obedecen.

3 comentarios:

  1. Sí, se diseña un producto que rente económicamente porque sea necesario, pero además se invierte en crear en la gente necesidad de ese producto, por ejemplo acomplejándola indirectamente.
    Si invertimos el proceso se pueden vender hasta cosas que no son necesarias.

    El mismo mecanismo siguen muchas medidas y leyes que en principio serían impopulares. Primero se diseña un problema, los medios de comunicación cabrean a la gente con ESE problema (machaconamente, para que además se olviden de otros), luego los mismo medios informan de que "la gente" está pidiendo una solución para ESE problema... y finalmente se da la solución (que no es ni más ni menos que la medida que se quería implantar, y para la que se diseñó el problema).
    En resúmen: la casa sin hacer, pero la puerta de entrada monísima, oiga.

    ResponderEliminar
  2. Como decía alguien a veces se inventan cosas y después se busca una utilidad con la que vendérnoslo.
    Algo mas que me viene a la cabeza es por ejemplo los médicos que van gratuitamente a África, ellos van para hacer un bien y lo hacen, pero indirectamente, son los que mantienen el criadero encubierto de esclavos, en que se ha convertido el tercer mundo. Salvan vidas, ayudan, pero esas vidas están condenadas a una existencia miserable. Igualmente nos piden ayuda para el tercer mundo, pero ayudando hacemos que exista ese tercer mundo sin proponérnoslo, porque a quien ayudamos es a quien beneficia que esas personas nazcan y vivan en la pobreza. De otro modo, ni siquiera nacerían o morirían mucho antes de procrear y los pocos que quedasen tendrían riqueza suficiente como para no depender de la caridad de sus amos del primer mundo. (ahora me he enrollado yo).

    Con otros muchos asuntos pasa, como dices, que se van por las ramas para alargar la cosa o dan soluciones parciales, apaños, para guardar las apariencias y aguantar mientras la gallina ponga. Por ej. el calentamiento global, tanto pelearse que si el hombre, que si las nubes, que si el CO2, antes de pelearse que dejen de echar mierda a la atmósfera y después ya se verá si eso influía o no. Y si no lo hacía, al menos respiraremos mejor.

    ResponderEliminar
  3. Exacto! Muy buenos ejemplos, y es que se puede aplicar a todo en lo que interfiere el dinero aunque no interese reconocerlo...

    ResponderEliminar