9 dic. 2010

Entrevista a Santiago Niño Becerra

Esta mañana he leído la entrevista realizada a Santiago Niño Becerra, un polémico economista. Tampoco estoy de acuerdo en todo lo que piensa, vaticina o propone como solución este hombre, pero me parece muy interesante porque creo que habla individualmente, expresa su punto de vista libremente, elaborando sus propias teorías y reflexiones, sin miedo a cuestionar aquello que interesa que la gente crea. Además me gusta que no sean teorías fijas, el mismo reconoce que va corrigiendo datos posteriormente.

Como en todo hay muchas variables con las que a veces no se cuenta, y eso da lugar a errores, lo inteligente es admitirlo porque eso no resta credibilidad a todo lo dicho, no creo que nadie sea perfecto, pero sí gente que esconde mejor sus errores.

Ha publicado un libro llamado El crash del 2010 (presentación). Reconozco que aún no lo he leído, tan solo he visto ésta presentación y he buscado información acerca de el, y resumiendo, a partir del crack del 29, pronostica una profunda crisis, con una posterior y larga recesión que se podría prolongar hasta 2020. Esta recesión había pronosticado que comenzaría en 2010… También afirma que la evolución del desempleo alcanzaría tasas de paro del 20 y hasta 30% (En España en el primer trimestre de 2010, la tasa de desempleo alcanza el 20,05%, según la Encuesta de Población Activa).

De la entrevista realizada por 20 minutos destacaría las siguientes preguntas: 

En los últimos días la deuda española lo ha pasado mal. ¿Qué cree que va a suceder?

Van a llegar los 'men in black' y dirán, señores hay que hacer esto y aquello. El problema de España es que la dimensión de su economía es mucho mayor que la de la griega, la portuguesa o la irlandesa. Es irrescatable. Para ser rescatada al estilo tradicional (como Grecia e Irlanda) tendrían que inyectarse 750.000 millones y no existen. En consecuencia, España será intervenida y regulada.


En su día se hicieron los test de estrés. ¿Ahora qué?

Los test de estrés fueron, simplemente, para ganar tiempo, unos meses. Había que decirle a los mercados que los bancos están bien. A las dos semanas de que se hicieran, el Allied Irish Bank, que los aprobó, recibió una inyección de 4.700 millones de euros. Ahora la prima de riesgo española ya ha vuelto al nivel anterior a los test. Ya estamos otra vez en la casilla de salida. Es decir, no sirvieron de nada.

¿Quiénes son esos men in black de los que usted habla?

Expertos técnicos que de alguna manera van a decir lo que hay que hacer. Y a esos no los votamos, claro que no. A éstos, ¿quién los elige? Cada vez vamos hacia un mayor dominio y control de las grandes corporaciones. Un ejemplo crucial: Siemens ha pedido licencia bancaria; tiene un exceso de liquidez con el cual va a financiar a sus clientes y proveedores pasando de los bancos. El futuro es ese. Grandes corporaciones expandidas a nivel internacional y fijando unos criterios claros de intervención.

Con cuatro países intervenidos, ¿qué sentido tendría el euro?

El euro está y estará ahí. Porque España, aunque tenga que ser rescatada, y Portugal e Irlanda y Grecia forman una masa crítica y ayudan a Francia, Alemania, Holanda, etc. Sirven para parar golpes. Para los países que están menos mal, es positivo que estemos en el euro. No nos van a echar del euro. Y es de locos que nos vayamos, porque ese euro nos protege a todos.

Una de sus tesis es que vamos hacia un cambio de modelo.

En realidad ya ha pasado, pero ahora las cosas son muy lentas y pasan desapercibidas, como la directiva europea aprobada en septiembre y por la que los países tendrán que enviar su presupuesto a Bruselas para que pase censura. Esto tiene unas implicaciones bestiales. Un porcentaje brutal de la soberanía se evapora. Ahora se está trabajando en otro protocolo por el cual una comisión de expertos puede intervenir el banco que quiera, del país que quiera, sin pedir permiso a nadie. Es el nuevo modelo y ya ha comenzado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario