31 oct. 2010

¿Te gusta más mentir o que te mientan?

Es curioso como percibimos el mundo de manera controlada, como si todo fuese objetivo, todo estuviese bien hecho, decimos que el mundo en el que vivimos es civilizado y viene a significar en nuestra mente que esta bien como esta, no es perfecto, pero es tal vez mejor de lo que podría ser. Como las palabras, en vez de ser un instrumento para comunicarnos, para expresar lo que sentimos, cada vez carecen más de significado. Nos ponemos una máscara y fingimos decir la verdad, tanto que hasta incluso podemos llegar a olvidarnos de que la llevamos puesta, y creernos nuestras propias mentiras...





A veces hablamos, y nuestras palabras son malinterpretadas, porque lo que decimos no es un fiel reflejo de lo que pensamos, aun intentándolo jamás podrá serlo. A veces, creemos en las palabras de otras personas, y lo que dice en realidad nada tiene que ver con lo que piensa, hay personas que utilizan las palabras deliberadamente para expresar cosas incluso contradictorias a su pensamiento.

Yo muchas veces he pensado a quien le interesa que existan las mentiras, porque esta tan aceptada en nuestra vida, porque la gente la asocia a algo bueno en esta sociedad cuando lo hacen, y a algo malo cuando ella es la victima, desde cuando existe y si siempre ha tenido la misma consideración por parte de la gente… Son solo ejemplo de reflexiones personales, que me hacen sacar mis conclusiones, intentar entender mejor a los demás, sabiendo que no se comportan de forma individual, si no que la gente es manejada en grupos, por eso su comportamiento es igual según cada región, cada sociedad. Es algo que esta demostrado que funciona, y algo que se mantiene, porque “todos” siguen asociando los mismos significados a las palabras, aunque este no sea el más correcto.

Nos duele cuando otra persona nos miente, sentimos que ha traicionado nuestra confianza, nos sentimos un poco tontos, algunos se sienten mal porque creen que son perfectos, y es la rabia de no haber detectado esa mentira antes, sobre todo cuando mas evidente es, que nos mientan no nos gusta…, y la causa mas probable yo creo que es intuir un posible error propio, sobre todo en esos casos, porque si todo el mundo lo sabia antes que yo, como pude ser tan imbecil de seguir creyendo en eso? (cuando en realidad me creo perfecto). Es un golpe bajo a nuestra autoestima, muchas mentiras pueden provocar problemas emocionales, sensaciones negativas en nosotros antes que positivas.

¿Y en cambio, que sucede cuando mentimos? ¿Somos capaces de recordar en nuestra vida ese primer momento en que mentimos a alguien, o nos es más fácil identificar las primeras mentiras que sufrimos? Como las fuimos aceptando desde nuestra infancia como algo que existía en el mundo ya, y por tanto, algo que no podía cambiar.
Piensa en la sensación de mentir a alguien, seguro que lo has hecho, no me mientas ;)
Depende de la situación por supuesto, y sobre este tema siempre ha habido debate enfrentando diferentes opiniones de personas, pero lo mas normal es que este debate se produzca con nosotros mismos, que seamos nosotros lo que intentemos pensar en que significan las mentiras en nuestra vida, y si las aceptamos, si creemos que son buenas o malas para simplificar, tiene que depende r de nosotros, no podemos seguir imitando sin mas lo que hace el resto aun sabiendo que puede ser incoherente.
Lo normal es que mentir no provoque una sensación tan negativa en nosotros como el hecho de que nos mientan, tal vez porque sentimos que mentir lo elegimos nosotros, y que nos mientan escapa a nuestro control. Pero es algo tan típico escuchar: “me mintió! Es un/a *******” “Perdón, peeeeero, no haces/hiciste tu lo mismo en alguna ocasión?”.


De hecho en nuestra cabeza seguro que tenemos estadísticas mostrándonos como son más numerosas las mentiras de los demás hacia nosotros (y eso que no detectamos ni la mitad de las mentiras), como las nuestras son justificables, no son malas, pensamos incluso, son piadosas, para evitar hacer daño a la otra persona.
Y son estas ultimas, las “para no hacer daño”, a nivel de relaciones entre personas, las que mas me hacen pensar. Porque bueno, si eres sincero justificaras la mayoría de tus mentiras como método para conseguir tus objetivos, sabiendo que no eres ni podrás ser perfecto, será más fácil hacerlo creer a los demás que conseguirlo en la realidad, la única manera de hecho. Pero reconocer esto tampoco esta bien visto en la sociedad, lo que hay que hacer es fingir, si, esa puede ser la razón verdadera, pero evita decir eso ante otros, esta “bien” pensarlo y aplicarlo, pero “mal” reconocerlo, un poco contradictorio. Por ejemplo, cuando un comercial te dice que es el mejor producto, que los otros son mas caros, de peor calidad... una persona confiada agradecería su explicación porque lo considera “experto”, cuando lo que probablemente hace el comercial es mentir para manipular al cliente y vender el producto, su objetivo entonces es únicamente económico, olvídate que quiere infórmate, del típico “te lo digo por tu bien”. 

Este tipo de situaciones se dan bastante a menudo, y yo las llamo dobles mentiras, primero mientes a otra persona deliberadamente para conseguir tu objetivo, es tu incentivo para llevar a cabo la falsificación/omisión de información, pero después vuelves a mentir cuando ante esa (y otras personas) pretendes que crea que es “por su bien”. Lo curioso es que esta táctica funciona muy bien, pienso que es muy simple, nada complicado la verdad, pero lo mucho que se abusa de ello, y como en la mayoría de los casos triunfa la mentira, por un tiempo al menos, por eso que dicen que se pilla antes a un mentiroso… Pero no, todos somos mentirosos, y doblemente, porque lo peor es que somos incapaces de reconocerlo abiertamente, preferimos fingir que somos perfectos, criticar a aquel que lo hace, alabar a aquel que también lo hace pero lo disimula (con el “por tu bien”).

Tal vez no tenemos que sentirnos tan mal cuando descubrimos una mentira, porque eso influye en nuestra percepción, si nos sentimos mal al descubrir algo que no es verdad, en nuestro interior vamos a evitar esa sensación desagradable, tendría sentido si nosotros mismos nos condicionásemos para evitar esa sensación, que por algo supiésemos que sentirnos bien es mejor, y a lo mejor inconscientemente, una de tantas cosas que no pensamos, evitamos conocer la mentira, ante la sospecha preferimos no indagar, no cuestionar, para evitar defraudarnos. Claro que también hay casos contrarios, si te gustase ser la victima, disfrutases dando pena a los demás siempre sobre que desgraciada es tu vida, que suerte tienen los demás y yo pobrecito, que todo me va mal (y demás argumentos, que como se intuye no soporto), entonces el descubrir esa mentira va a suponer que estará mal, por causa ajena claro, perfecto para la victima, que encuentra la justificación a todos sus “males” en los demás.

Por eso nosotros podemos reflexionar sobre lo que significa para nosotros, tal vez incluso cambiar esa percepción individual, con mas trabajo eso si, y de esta forma averiguar como vamos a afrontar todas las mentiras que hay actualmente en esta vida, desde que naces hasta que mueres, te mienten de niño para que te vayas acostumbrado a lo que hay, ya sabes, “por tu bien”. Y tal vez, si tengo la capacidad/inteligencia/medios de influir sobre los demás, si toda la sociedad me ofrece un beneficio personal a mi, ya sea dinero, poder, etc, si puedo decidir sobre los demás, ¿que voy a preferir? que la gente se entere que todo esto esta montado así para mi único beneficio mientras que ellos solo están ahí para perder inevitablemente, que los estoy manipulando, o que tengan miedo a conocer la verdad, que sea desagradable para ellos, pero aun así, que vean que es normal que se les diga mentiras desde pequeños por su bien, mientras que si son ellos los que mienten sea malo, así me evito que quieran mentirme.

Yo pienso en mi vida, y no estoy sola, vivo en una sociedad creada, hasta el mínimo detalle fue inventado por personas, los mas “inteligentes” lograron imponer sus ideas, los mas fuertes imponer la violencia, y la mayoría vive en un universo paralelo, donde si, probablemente sea muuuy feliz, no digo que no, pero porque es incapaz de darse cuenta que es una maquina programada, que no actúa como quisiera, y que de libertad…no tiene nada. Si fuese una sociedad únicamente dominada por la fuerza, un poco mas parecido a los animales, seria también una mierda evidentemente, pero al menos yo pienso que no tan malo como podemos imaginar, porque así al menos veríamos al que nos oprime, yo prefiero ver al que me esta poniendo las cadenas, a sufrirlo pero ser capaz de verlo.





Si estas  leyendo todo esto y no compartes mi opinión, si ni quiera eres capaz de entenderme, de respetar mi visión sobre la realidad, no me importa. Se que soy diferente, prefiero defender la sinceridad ante la mentira, ser sincera no solo en lo que digo a los demás, si no en lo que me digo a misma, y también en lo que los demas me dicen, prefiero conocer la verdad aunque me desilusione antes no tener la opcion de conocerla, prefiero cuestionar, investigar, antes que creer ciegamente en los demás.
Recuerda, no porque cierres los ojos las cosas desaparecen, solo dejas de verlas tu….

3 comentarios:

  1. Uff! supongo que un comentario a un peazo de texto (en extensión y contenido) como éste me llevaría tiempo y estoy en el curro, para qué engañarnos.
    En cuanto a las mentiras... menudo tema. No me gusta que me mientan, pero es que no me entero cuando pasa. Vivo en la parra. No obstante, sí que tengo buena memoria y recuerdo lo que la gente dice y hace. Resulta gracioso cuando se contradicen, pero nunca me ha gustado decir "si ayer decías esto"... creo que cada uno es dueño de sus mentiras, de sus interpretaciones de la vida y de sus apariencias. (de las apariencias solemos ser esclavos).
    No obstante, hay dos cosas de las que me gustaría que opinaras:

    ¿Crees que la mentira se rige exclusivamente por la dicotomía bueno/malo?
    ¿Es lo mismo mentir en el CV que a un ser querido?

    No sé. Pero me has hecho pensar! te seguiré!

    entra en mi www.salomonteniarazon.blogspot.com

    te va a gustar, lo intuyo! ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias!!! Precisamente eso eso lo que busco, detrás de expresarme y ordenar mis ideas por escrito según me vienen las ideas a la cabeza, hacer a alguien que quiera comenzar a pensar, y plantearse hasta lo más mínimo que no se había cuestionado nunca...
    Sobre las preguntas:
    1- No creo que la mentira se riga exclusivamente por esa dicotomía, en la mayoría de los casos creo que se da el caso, en cuyo caso aconsejaría como siempre plantearse bien/mal propio, creo que la mentira debe conocerse, es un arma, y debemos saber como emplearla, ser conscientes de sus consecuencias al utilizarla, y saber que otros las están utilizando contra nosotros, para defenderte de algo así debes conocerlo muy bien.
    2- Para nada es lo mismo, pero por eso debemos saber bien que no todo lo que se engloba como mentira tiene el mismo significado. Aprender de distinguir los tipos, y saber cuando nos mentimos a nosotros mismos sobre todo. En un CV veo que podrías tener un incentivo propio, buscar el máximo beneficio de ese contrato de trabajo, al igual que sabes que la otra parte puede estar mintiendo y de hecho lo hace, también busca su beneficio. Con un ser querido depende de como sea de querido, es decir, si de verdad lo quieres querrás ser sincero con esa persona, tanto como a tí mismo, si ya no lo es tanto te importará más parecer que eres otra persona, querrás mantener una imagen, y mentir te ayudará a conseguirlo, es el medio.
    Sí, he visto tu blog ahora, intuyo que me va a gustar jeje

    ResponderEliminar
  3. Yo no miento en mi CV, ¿eh? jeje
    No obstante, a veces engañarnos a nosotros mismos hace que se disipe el dolor. como cuando te deja alguien y te dices "no lo neceistaba" o "estoy mejor solo/a"... y te lo repites hasta que te convences. No obstante, no aconsejaría a nadie que mintiera. Cada uno que hago lo que buenamente pueda para no hacer daño a otros.
    Por otro lado, decir "nunca miento" es la primera mentira. buff. se me pasan muchas cosas por la cabeza... hasta mis propias mentiras. Bueno, es parte de la vida. Yo creo que si nos basamos en no hacer daño sabremos utilizar la mentira de forma adecuada. La verdad no es siempre lo mejor... aunque sí lo más realista (valga la redundancia) pero ahí ya entran en juego la percepción y la subjetividad. de esto se podría hablar (y mentir) mucho.
    gracias por seguirme!

    ResponderEliminar