22 oct. 2010

Soledad-Sociedad

A veces pienso que es peor, si estar solo o ser igual que el resto de la sociedad, pertenecer a algo. Y ahora tengo dudas, porque hace bastante que empecé a cambiar, a comprender cosas, y darme cuenta de que las cosas no eran como pensaba.
Por eso, aunque desde niña siempre he sido un poco diferente, estaba más bien sola que relacionandome con todo el mundo, tenía el deseo de ser como el resto, en el fondo quería tener una gran vida social. Claro, el pensamiento que llevaba grabado era que tenía que pertenecer a un grupo, que ser como el resto era positivo, mientras que estar solo era sinónimo de marginación, ser raro, algo negativo.


Realmente este es un pensamiento que beneficia a los que nos dirigen, a todo aquel que quiera dominar mucha gente, tienes que hacer un grupo, no puedes ir dominando uno a uno individualmente, es más complicado. De esta forma haces un grupo, formas un rebaño, y es más fácil que te obedezcan todos a la vez, más aún si les grabas ese mensaje de que son ellos los que quieren ser una unidad, que quieren pertenecer a ese grupo que vas a manipular.
Por las experiencias que he tenido en esta vida, me he dado cuenta lo fácil que es influir en la mente de otras personas, meter tus ideas haciéndo que la otra persona las interprete como propias, y claro, eso también me hizo pensar lo fácil que sería que conmigo estuviesen haciendo lo mismo. Comencé a analizar mis propias ideas, mi comportamiento, y lo que iba descubriendo cada vez me gustaba menos. Supongo que todo el mundo en algún momento cuestiona algún pequeño detalle al menos, pero tienen que detenerse, aunque sepan en el fondo que no controlan ellos mismos su vida prefieren continuar en la mentira, fingir esa felicidad que al final te acabarás creyendo o haciendo creer al resto. Porque de esa manera de lo malo sólo creerás que eres una víctima, y que no puedes hacer nada para cambiarlo. Yo me lo tomé de una forma diferente, con una actitud crítica hacia mi misma, porque entendía lo fácil que es para otra persona manipular, y al final es un error propio si permites que pase. Soy responsable de lo que pienso, aunque esas ideas me hayan sido impuestas o hayan sido perfectamente implantadas en mi subconsciente, soy responsable de mis actos, porque son un reflejo de lo que pienso, nada se soluciona echandole continuamente las culpas a otros, como hace mi padre o muchas otras personas que conozco. Si depende de mi, si soy yo la que se equivoca puedo cambiarlo, si son otros no, por eso preferimos pensar que son otros los que lo hacen todo mal. Al final estamos en el lugar al que hemos ido, da igual si estabamos siguiendo a otros, son nuestros paso, nuestras acciones las responsables.


Y volviendo a lo anterior, después de saber lo falsa que es la gente, cómo miente constantemente sobre sus sentimientos, sus ideas, sobre lo que piensa realmente, para fingir integrarse correctamente, para vivir en la sociedad perfecta, decidí que lo yo no tenía porque ser así, vale más mantener mis ideas que prostituirlas para encajar dentro de esta sociedad, más que nada porque es una gran mentira y al menos yo soy real.
Sabemos que no nos debería importar lo que la gente piense de nosotros, creemos estar aplicándolo, pero en el fondo tienes que llegar a comprender muchas cosas para conseguir eso, no es nada fácil hacerlo, cuando decir que no nos importa lo que digan de nosotros, que somos libre, no nos cuesta nada.

Valoro mucho la sinceridad, y me dado cuenta que ser sincera conmigo misma y con el resto me genera una sensación positiva, no lo hago por que me hayan dicho que decir la verdad es bueno y mentiras malo, eso que dicen los mismos que engañan a su mujer, o critican por detrás al que ponen una sonrisa, o piensan que su jefe es un capullo pero le lamen el culo... Y lo peor no es que la gente mienta a los demás, es que la mayoría lo hace a si mismo, llegando realmente a engañarse y creerse que es verdad, es muy triste pero es real, y soy consciente que en muchos momentos yo misma lo he hecho, pero he sabido verlo.

Mi objetivo es llegar a conocerme, ser sincera conmigo mismo, reconocer mis errores, investigar el problema para encontrar soluciones. Pero también quiero ser sincera sobre todo con las personas que me importan, que lleguen a conocerme para quererme por lo que soy, no por lo que pueda fingir ser. Preferiría la soledad a una falsa sociedad, no tengo necesidad de pertenecer a ningún grupo y menos a uno en el que no existe la sinceridad, no existen las ideas propias, y tan sólo eres libre de obedecer, a uno u a otro, pero al final siempre tienes que obedecer a alguien. Y no estoy diciendo que prefiera estar sola que acompañada, por supuesto me gusta relacionarme y creo que es algo muy positivo, sólo que prefiero elegir cuidadosamente a esas personas, y cualquiera que trate de manipularme no merece mi cariño.
Y al resto del mundo, que le den, no quiero cambiar a nadie porque no lo necesito para conseguir mi felicidad, por eso cada vez es más fácil hacer realidad el sueño de vivir la vida sin importar lo que piense el resto, ignorarlos y que sigan en su mentira, que sean felices en su sociedad perfecta y que me dejen vivir tranquila a mi manera.

No soy asocial, porque ser parte de la sociedad no significa tampoco ser sociable, me gusta relacionarme con la gente, compartir opiniones, disfrutar de la compañía de otras personas, no me encierro en mí misma, pero también se que más vale estar solo que mal acompañado. 

2 comentarios:

  1. Vaya...realmente todo lo que has dicho, me lo estoy yo planteando en estos momentos convulsos de mi vida...te das cuenta cómo te intentan manipular y en algunos casos lo consiguen, ves como te han mentido y tú te lo has creido, te sientes herido, pero no por que te han mentido en si, sino por darte cuenta de lo fácil que a sido y de cómo son las cosas realmente.
    Yo tambien estoy sintiendo que no me gustan algunas cosas de mi ser, de como soy, pero no es fácil cambiarlo, pueden ser simplemente sensaciones repéntinas y que no se instalaran definitivamente en mi Psiquis.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por opinar en mi blog, aunque realmente la intención es aclarar mis ideas, me gusta conocer la de los demás, y ver como otras personas pueden estar viendo lo que yo se agradece, es lo que hace que ya no me sienta sola.
    Y yo creo que cuando nos damos cuenta de que nos han manipulado en un primer momento podemos sentir odio hacia el origen, esa persona/s a las que les interesaba que pensasemos así. Pero lo realmente duro es aceptar nuestra culpa, si nos han manipulado la mayor responsabilidad es nuestra. Si alguien te dice que eso que ves es negro y lo aceptas sin cuestionar, cuando descubres que es blanco, te das cuenta que es un error tuyo haber creido que era negro. Lo peor que puede hacer uno es seguir creyendo que es negro, o pensar que no tenemos alternativa, hacernos las victimas o seguir manipulados..

    ResponderEliminar