17 oct. 2010

No quiero ser marioneta

Me gusta ver las cosas desde otra perspectiva. Extrapolar la realidad con otros ejemplos aparentemente sin relación, pero con gran paralelismo es una forma de ver las cosas desde un punto de vista diferente. 
Siento como si la gente fuese marionetas, a veces veo las cuerdas que los maneja, a veces incluso a la persona que está arriba moviendolas, con más trabajo pienso en porqué maneja así a las marionetas, incluso si a su vez alguien le está diciendo como debe manejarlas. 




Siento que las marionetas creen que son ellas las que se mueven por propia voluntad, me dan pena, porque podría tratar de explicarles su situación y no podrían entenderla, darse cuenta para reaccionar. Yo siento que soy diferente a ellas, hay algo en mí que me hace darme cuenta de muchas cosas que otros no ven, que nunca podrán plantearse. Consciente que hasta hace poco yo misma era una marioneta sin saberlo, aunque desde niña supe ver un poco más que el resto, y ahora sé que sigo manipulada, veo mis propios hilos, pero ya no quiero que nadie más los mueva sin mi consentimiento, siento que quiero dirigir mi vida, escribir mi guión, elegir mi actuación. 

Me da igual como siga el resto, no necesito la aprobación de personas que no entienden su propia vida y se creen con derecho de decidir sobre la de los demás, es absurdo. Creo que tengo más probabilidades de saber lo que realmente quiero, de conocerme más que cualquiera, y por tanto, tengo que saber mejor lo que me hace feliz, como quiero vivir, aunque no encaje dentro de los intereses ajenos.
Y en teoría todo es muy fácil, todo parece tener sentido, pero a la hora de actuar siempre hay dudas, es mucho más complicado de lo que parecía, pero aún así prefiero cuestionarme las cosas continuamente a creer en una mentira, no saber algo a saber algo que no es verdad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario