22 oct. 2010

Lilith, la primera mujer

 Las historias me gustan, desde el punto de vista que pueden explicar algo de ver muy complicado, simplificando y encima formando una bonita historia. Me interesa desde el punto de vista de la manipulación, como esas historias pueden contribuir a la dominación de un grupo de personas, cuál es el incentivo de hacer creer esa historia. Por eso de la Biblia me reía desde pequeña, cuando no me creía nada pero tampoco sabía porqué, ahora puedo investigarla y ver un poco más allá.

Una de esas historias que me han intrigado es la de Eva y Adán, esa forma de explicar el origen humano, sabiendo lógicamente que no se trataba de algo real, averiguar que el objetivo no era otro que la dominación femenina, meter a la gente la idea de que el hombre era superior a la mujer, porque si creaba las cosas por orden de importancia...

El caso es que, reconociendo mi ignorancia, no sabía realmente de donde venían las historias de la Biblia, realmente de donde surgieron. Entonces descubrí que muchas de ellas se basaban en historias hebreas, como por ejemplo la historia de Lilith.



La historia original es la de Lilith y Adán, que viene en el Torah.
Para los que no tengáis ni idea, como yo hasta hace un par de meses, se cuenta que Dios creó a dos seres a la vez, es como si uno sólo lo dividiese en dos, hombre y mujer en igual condición, Lilith y Adán.
Lilith viene del hebre Lil, que significa noche, ausencia de luz, la otra cara del día. Se dice que fue la primera pareja por tanto de Adán, pero no quiso someterse a Adán. Él quería estar arriba cuando lo hacían, y ella simplemente no aceptaba que se hiciese siempre así, porque entendía que habían sido creados para ser iguales, no ella menos que él. Adán tenía una mentalidad inferior por lo que se cuenta, porque creía que ella sería una de tantas bestias a las que dominar. Ella demostró más inteligencia al abandonarle, se dice que fue con Yahweh, usó la seducción con él, Lilith pronunció el nombre divino revelado y se fue lejos del Jardín del Edén para siempre. Se instaló en el mar Rojo, donde tenía sexo con los “demonios” y por tanto descendencia.

Mientras Adán se quejó ante Yahweh del comportamiento de Lilith, pidiendo que volviese. Entonces envió tres ángeles para ir a recogerla, amenazándola con que si no lo hacía, cada día que decidiese no volver matarían a cien de sus hijos. Ella dijo que incluso eso era mejor que regresar con Adán para someterse a él, y cuando los Ángeles cumplieron su palabra, por el dolor que le causaba dijo que mataría a los hijos de Adán, incluso a sus madres en el nacimiento.

Claro, a todo esto, para satisfacer a Adán, Yahweh creó a Eva, a partir de su costilla, o sea que era parte de él, a quien dominaría y haría su propiedad (aunque en realidad yo lo interpreto que se estaba haciendo esclavo a si mismo porque era parte de su ser…).

Esto luego explica más cosas, por ejemplo cuando Eva comió la manzana, una interpretación es que Lilith se transformó en esa serpiente, tentando a Eva con el fruto prohibido, (ya que en las escrituras se habla de fruto, no de manzana exactamente), un regalo, un intento de darle la libertad a Eva. Se cuenta como Lilith ha tratado en diversas formas de inducir a las mujeres a reclamar su independencia, a romper esas cadenas del machismo, por eso, es conocida como símbolo para muchas feministas por ser quién exigió la igualdad.


Y bueno, la Iglesia digamos que cambió algunas cosas de la historia como puede verse, digamos que manipuló a la gente un poco, y ya cada uno que quiera ver si cree que le interesa creer si realmente era un demonio Lilith por lo que hizo, una criatura de la noche perversa, si es pecado que quisiese disfrutar con la sexualidad, que no se sometiese a un hombre, no se prostituyese como en cambio sí lo pudo hacer Eva. Si esa serpiente realmente la invitaba a algo malo, un pecado, o si le estaba ofreciendo la posibilidad de hacer algo bueno, de disfrutar su vida, el regalo del conocimiento, las experiencias.
Si tan malo es elegir a tus amantes, satisfacer tus deseos, o es mejor aceptar la visión que quiso dar la Iglesia, el sexo como algo malo, un pecado, prohibido, de si realmente sólo puede existir hombre y mujer y la mujer sometida al hombre de por vida.


Un detalle de ella es que la única ropa que llevaba era su piel, no tenía vergüenza como después la tuvieron Adán y Eva, la vergüenza en realidad es un sentimiento negativo, nos hace sentirnos mal.

Luego hay más historias interesantes, relacionadas con el momento en que Evá probó el fruto prohibido, el paralelismo con el árbol del conocimiento, ilustraciones que muestran la relación del mal y el bien, que probablemente contaré otro día.

Y como en todo muestro mi opinión, yo realmente os diré que tengo más de Lilith que de Eva, a veces no tiene que importarte que los demás no puedan verlo y sigan con la manipulación, porque si creo que tengo más “inteligencia” que la mayoría, no puedo pretender que lo entiendan. Y seré como ella, tentando a otras personas para que se planteen su esclavitud, sólo así podrán buscar la libertad y conseguir sus verdaderos deseos en esta vida. Seré como ella disfrutando mi vida, sabiendo que otras personas cambiarán la historia, como siempre harán reinar la mentira para conseguir dominar a otros, puede que piensen que induzco al mal, al pecado, pero cuando te cuestionas que lo que dicen que está bien que a veces no es real, es también una mentira para manipular, buscas tu propia moral, y te das cuenta que es más sincera y tiene más significado para ti. De verdad creo que si la gente viese las cosas como yo el mundo sería mejor, pero es un sueño, no la realidad de otras personas que escapa a mi control.

No hay comentarios:

Publicar un comentario