24 sept. 2010

Tu vida tu propiedad

Mi mentalidad me hace pensar que yo soy de mi propiedad, que mi vida me pertenece. Eso quiere decir que no pertenezco a otra persona ni tampoco a un grupo de personas. También mis ideas, son mías, y por eso no pueden ser las de ninguna otra persona, ni la de mis padres, aunque me prohíban algo alegando que es por mi bien, ni las mis profesores, que imponen su educación para cualquier persona sin importar tus intereses personales, ni del gobierno con leyes que parecen no dar dudar a cuestionarlas, solo a cumplirlas, ni ninguna religión o creencia, norma moral que pertenezca a la sociedad donde vivimos… Claro que al final piensas, ¿en realidad es así, lo he conseguido? No, solo es el principio, cuando te das cuenta de ello probablemente de algo que no encaja solo provocara dudas, no es algo agradable, algo te impulsa a no hacer nada y volver a lo que crees que es la vida, aunque en el fondo sabes que ya no es tu vida, si no la que otros eligieron para ti…



En ese momento no eres libre, ni siquiera eres más que el resto, si no lo contrario. El resto del mundo puede seguir siendo esclavo sin saberlo, serán felices, no importa, pero tú has abierto los ojos, pero no sabes si quieres cerrarlos, porque has visto tu cárcel… Si sigues allí serás infeliz, puedes intentar cambiar tu mentalidad para volver a ser obediente, entregar tu propiedad, tu vida, a otra/s personas, o puedes querer salir de allí, ni siquiera sabes si lo harás, lo intentaras a pesar de los riesgos, a pesar que lo haya fuera pueda que no sea mejor que o hay donde estas, pero hay algo que sabes que conseguirás, tu vida, tu libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario